Pompeya y Herculano:  ¡viaja en el tiempo!
Destino:

Pompeya y Herculano: ¡viaja en el tiempo!

Camina por una ciudad de la era antigua y siénte como si hubieras viajado miles de años en el pasado.

Pompeya y Herculano fueron antiguas ciudades de la época romana sepultadas en casi 6 metros de cenizas por una explosión del volcán Vesubio. Cuando niña, siempre crecí escuchando la historia de como el volcán sepultó estas ciudades.

Pompeya y Herculano, el volcan Vesubio

Pompeya y Herculano, el volcan Vesubio Carlo Mirante. Lic. CC BY 2.0

Pompeya y Herculano, mis emociones al visitarlas

Antes de ir a Pompeya y Herculano, yo pensaba que solo serían unas ruinas de dos antiguas ciudades. ¡Nada mas alejado de la verdad! Cuando por fin tuve la oportunidad de visitarlas, primera impresión fue la de que eran ciudades que aún seguían vivas, como si los fantasmas de sus antiguos habitantes aún me rodearan por los alrededores a pesar de los miles de turistas que visitan estas ruinas a diario. Me pareció ver sus originales habitantes caminando por sus calles, comerciando, reuniéndose en el anfiteatro como su vida diaria así lo dictaba.

Pompeya y Herculano, una calle de Pompeya

Pompeya y Herculano, una calle de Pompeya The mad penguin. Lic. CC BY-ND 2.0

Tanto en Pompeya como en Herculano, fue como si el tiempo quedara paralizado, todo quedó intacto viendo sus casas, sus cosas y todo lo que poseían. Verlos y sentirlos no como simples vestigios arqueológicos, sino como lo que eran, personas de carne y hueso como usted y como yo que llevaban una vida normal y cotidiana, con sus alegrías, sus desgracias, diversiones y familias como cualquier persona de hoy en día.

Pompeya y Herculano, el celebre color rojo pompeiano

Pompeya y Herculano, el celebre color rojo pompeiano Andrew Frogg. Lic. CC BY 2.0

Pensando en esto miro en la lejanía al autor de todo, el volcán Vesubio, tan tranquilo durmiendo un sueño que nadie sabe cuanto durará.

Pompeya y Herculano, patio de la casa de los Misterios de Pompeya

Pompeya y Herculano, patio de la casa de los Misterios de Pompeya Momo. Lic. CC BY 2.0

Lo más impresionante de Pompeya: los cuerpos de las víctimas.

Lo más impresionante fue cuando, en Pompeya, pude ver los que me parecieron Pensando en esto miro en la lejanía al autor de todo, el volcán Vesubio, tan tranquilo durmiendo un sueño que nadie sabe cuanto durará. que se pudieron rescatar en las excavaciones. Cuerpos tales como si una capa de barro cubriera a las personas dibujando cada gesto, cada pliegue cuan máscara de horror del momento que vivieron. En realidad, los que se pueden ver no son los cuerpos sino sus calcos en yeso. La historia es curiosa y merece la pena contarla.

Ayudanos a crecer, ¡haz click en seguir!

Los arqueólogos, durante las excavaciones, encontraron unos hoyos que resultaban tener la forma de personas. Se decidió suspender las excavaciones e insertar yeso líquido en estos hoyos. Cuando el yeso se solidificó lo que apareció a los arqueólogos fue increíble: acaban de crear los calcos en yeso de las víctimas que mostraban aún en sus rostros las expresiónes de puro terror del momento de su muerte.

Lo que ocurrió fue que las cenizas de la última fase de la explosión del Vesubio sumergieron los habitantes de Pompeya, las cenizas en poco tiempo se solidificaron mientras los cuerpos se descompusieron a lo largo de los años así que se formaron estos hoyos dela forma exacta (con hasta la expresión de los rostros) de la gente de Pompeya en el momento preciso de su muerte. Algo impresionante que merece la pena ver: yo pude ver la expresión de horrores de sus rostros y ver como abrazaban a niños, todos quedaron intactos justo en el momento de su muerte. Fue impresionante pensar y sentir el horror que estas personas sintieron en ese momento.

Pompeya y Herculano, víctima en Pompeya

Pompeya y Herculano, víctima en Pompeya Carlo Mirante. Lic. CC BY 2.0

Lo más gracioso de Pompeya: el sexo

Como sabrás, en la antigüa Roma las costumbres sexuales eran muy libertinas comparadas con las nuestras, en Pompeya y Herculano podrás darte cuenta como me dí cuenta yo que el sexo era algo central en la vida de los romanos y que no había razón de ocultarlo. Lo más gracioso que vi son bajorrelieves de fallos, que se encuentran por todas partes: el pene era el símbolo de la abundancia y traía buena suerte. Esos bajorrelieves se encuentran cerca de las entradas de las casas o simplemente como señal para indicar la dirección para los burdeles.

El burdel más famoso de Pompeya es el Lupanare, es un lugar muy curioso para visitar y queda casi intacto. Pude ver los pequeños cuartos donde las prostitutas procedentes de todo el Imperio acogian a sus clientes y reírme admirando frescos en las paredes que no dejaron mucho espacio a mi imaginación.

Pompeya y Herculano, fresco erotico en el Lupanare (el burdel de Pompeya)

Pompeya y Herculano, fresco erotico en el Lupanare (el burdel de Pompeya) Carlo Mirante. Lic. CC BY 2.0

Si no eres de los más pudorosos y te quedas más de un día en el área, te aconsejo que visites el museo arqueológico de Nápoles donde están expuestos todos los objetos encontrados en Pompeya y Herculano. Además los miles de maravillosos restos arqueológicos, encontrarás un área del museo con acceso restringido (no se permite la entrada a menores) donde podrás encontrar objetos muy graciosos usados para el sexo pero también objetos de uso común y corriente con forma de órganos sexuales (lámparas, envases, etc.). Un lugar gracioso para visitar con tu pareja.

Herculano: una hermosa sorpresa

La antigüa Herculano, a diferencia de Pompeya, se encuentra en la costa, muy cerca de Nápoles. Yo la vi el mismo día que visité Pompeya, en la tarde, y fue una hermosa sorpresa. Herculano es pequeña y puedes visitarla en una hora, sin embargo sus edificios están aún mejor conservados que los de Pompeya: muchas de sus villas y casas tienen intacto el segundo piso y los techos, hay frescos y mosaicos maravillosos. Quedé encantada.

Pompeya y Herculano, una villa en Herculano

Pompeya y Herculano, una villa en Herculano Andrew Frogg. Lic. CC BY 2.0

En Herculano la erupción llegó más tarde que en Pompeya y fue aún más horrible: Pompeya quedó sumergida por cenizas y lapilli mientras que Herculano fue azotada por una increíble explosión (el “flujo piroclástico”). En pocos segundos una nube de magma a 500 grados C (900 grados F) llegó del Vesubio a Herculano a la velocidad de 300 Km/h (180 millas/h) y sus habitantes murieron al instante sin darse cuenta de nada. Esta nube de magma se solidificó pronto y se tranformó en una capa de tufo de hasta 15 metros que sumergió todos los edificios protegiendolos durante casi 2 mil años.

Pompeya y Herculano, la calle principal de la antigua Herculano

Pompeya y Herculano, la calle principal de la antigua Herculano Elliott Brown. Lic. CC BY 2.0

Información para quien viaje a Italia

Ahora te voy a dar información práctica (que podrías encontrar aburrida) para visitar Pompeya y Herculano, si no te interesa mira las fotos y ¡no olvides dejar un comentario abajo!

Visitar Pompeya

Pompeya es uno de los lugares turísticos más visitados del mundo, el segundo en Italia tras el Coliseo de Roma, sin embargo siendo el área arqueológica muy grande podrá haber cola solo en la entrada (y en el Lupanare, que es bastante pequeño). En el sitio official podrás encontrar información actualizada sobre horarios y precios (en inglés).

Llegar a Pompeya en coche es muy sencillo siendo el área arqueológica justo al lado de la salida “Pompei” de la autopista, para llegar en tren tendrás que coger el tren de cercanías de Nápoles que tarda unos 40 minutos en llegar. Si estás en Roma y quieres visitar Pompeya en un día antes de regresar en la capital, podrás hacerlo por uno de los trenes de Alta velocidad que llevan de Roma a Nápoles en una hora y de ahí coger el tren de cercanía.

Pompeya y Herculano, el dios Apolo en Pompeya

Pompeya y Herculano, el dios Apolo en Pompeya Momo. Lic. CC BY 2.0

Ten en cuenta que el área arqueológica de Pompeya es enorme, así que intenta llegar temprano y lleva zapatos cómodos. Si visitas en Pompeya en verano recuerda llevar puesto un sombrero y traer mucha agua.

Visitar Herculano

Herculano se encuentra entre Nápoles y Pompeya, muy cerca de Nápoles. Es muy sencillo llegar a Herculano en coche dado que hay una salida “Ercolano” en la misma autopista que de Nápoles lleva a Pompeya.

Pompeya y Herculano, casa sannitica en Herculano

Pompeya y Herculano, casa sannitica en Herculano Elliott Brown. Lic. CC BY 2.0

Para llegar a Herculano en tren, en cambio, hay que tener cuenta que Herculano no tiene su propia estación de ferrocariles nacionales (Trenitalia), lo que hace un poco más incomodo llegar ahí desde Roma. La solución es coger el tren regional “Circumvesuviana” cuya parada “Ercolano Scavi” se encuentra muy cerca del área arqueológica. Los mismos trenes llevan hasta Pompeya. De todos modos para información actualizada te consejo que te conectes a los ferrocariles nacionales y a la Circumvesuviana.

Pompeya y Herculano, mosaico en Herculano

Pompeya y Herculano, mosaico en Herculano S J Pinkney. Lic. CC BY 2.0