Destino:

La fuente más bella del mundo

Fontana di Trevi, eche una moneda y su destino le llevará otra vez a Roma.

Uno de los monumentos más hermosos de Roma es la Fontana de Trevi. La primera vez que la vi quede impresionada por su belleza y su gran tamaño. Abarca la fachada entera del Palacio Poli, con varias cascadas y figuras acuáticas de la mitología entre ellas el dios Neptuno. Construida entre el 1732 y 1751. El espacio reducido en que se encuentra hace resaltar aún más su inmensidad.

Puedo pasar horas sentada frente a la fuente viendo pasar el mundo delante de mí. La fuente es un punto de encuentro para turistas de todas partes y es difícil encontrarla despejada de multitud de personas. En las noches hay un ambiente festivo mientras todos los turistas visitan la fuente y miles de vendedores ambulantes ofrecen al publico con los mas variados recordatorios. Su belleza y perfección le dejaran sin habla. Cada gesto y cada pliegue esta fielmente tallado es sus muchas estatuas, parecería como si tuvieran movimiento propio.

Si visita Roma, por nada del mundo debe dejar de ver esta hermosa fuente y si quiere disfrutar tranquilamente y sin interrupciones de su belleza, le recomiendo que la visiten en las horas de la mañana, cuando todavía no han llegado la mayoría de la gente que visita este hermoso monumento. ¡Ah! Y no olvide echar una moneda a la fuente porque según dicta la tradición esto asegurará su regreso a Roma.