Destino:

Termas de Caracalla

Quién dijo que en la antigüedad no se vivía bien?

En mi más reciente visita a Roma, tuve la oportunidad de visitar las Termas o baños termales de la antigua Roma, las Termas de Caracalla. Cuando uno piensa en la antigüedad más bien piensa en una vida dura y ruda. Mucha fue mi sorpresa al visitar dichas termas.

Las Termas son lo que hoy sé denominaría como un SPA, un centro de relajamiento y embellecimiento donde las personas van a ejercitarse, tomar masajes y baños terapéuticos. Estas termas aun datando de miles de años en la antigüedad no tienen nada que envidiarle a los SPA modernos. Estaban localizadas en un edificio enorme. Con techos abovedados, frescos y mosaicos que adornaban sus paredes. Constaban con varias piscinas de las cuales algunas eran termales (aguas calientes que salen del fondo de la tierra). También contaban con un gimnasio y áreas para masajes y socializar.

Los mosaicos son unas de las cosas más bellas y que mejor se conservan de estas termas, aunque se conservan solo trozos, dejan ver lo bellos y bien detallados que estos eran. Me sorprendió sobremanera el ver en algunos de estos mosaicos unas imágenes con mujeres que vestían lo que hoy llamaríamos un bikini y levantando con sus brazos lo que parecían pesas, cosas que uno pensaba que no existirían hasta muchos siglos después. Los romanos eran personas mucho mas polifacéticas y modernas de lo que uno se pueda imaginar. Y sabían vivir a todo lujo, de eso no hay duda (en la foto: el foro romano).