Chianti, vino y mucho más
Destino:

Chianti, vino y mucho más

Colores y sabores de una región única.

El Chianti es el más conocido y exportado vino italiano, un vino tinto fuerte que procede de una pequeña área en las colinas que separan Florencia de Siena. El territorio del Chianti es una sorpresa de sabores y hermosos panoramas, lugar en donde las empresas vinícolas de calidad se han unido en un sistema funcional con pequeñas estructuras turísticas agrarias (los conocidos agriturismi, casas rurales). Pasar unas vacaciones en el Chianti quiere decir entrar en contacto con la naturaleza, dormir en antiguos caseríos y pasear por viejas veredas. Quiere decir acompañar un óptimo vino a un bistec a la fiorentina, disfrutando del fresco de una ligera brisa. Quiere decir visitar pequeños pueblos medievales y haciendas agrícolas.

Para admirar las bellezas del Chianti hay que seguir la carretera denominada chiantigiana que une Florencia a Siena. A 20 km de Florencia se encuentra Greve in Chianti, precioso pueblo de antigua historia mercantil. En su plaza con pórticos podrá comprar productos gastronómicos o de la artesanía típica toscana. A pocos kilómetros, en Montefioralle, podrá admirar un castillo y la casa que, según la leyenda, perteneció a Américo Vespucio. Poco después encontrará Verrazzano con otro castillo pertenecido a la familia de otro célebre explorador, Giovanni da Verrazzano.

Los colores de las colinas, de la uva en verano y del sol que ilumina los caseríos le acompañarán hacia Siena pasando por Sambuca, Panzano in Chianti y Castellina. Pero sin prisa. Nuestro consejo es quedarse un par de días en una de las haciendas turísticas agrarias (agriturismi) del área y dejarse llevar por la paz de las colinas y los sabores de esta sabrosa tierra.